LAS LEYES INCONSCIENTES QUE RIGEN EN TU EMPRESA

po1Hoy en día en la empresa es muy frecuente, no por ello natural, un considerable desgaste en los equipos y perdida de eficacia e interés por los proyectos, deterioro en la cohesión y falta de creatividad, rigidez en la toma de decisiones, mala comunicación, ausencia de pasión por nuevos retos o procesos que resentirán la efectividad, conformismo y un querer volver a tiempos anteriores donde “todo” parecía mas estable y seguro.
Son algunas de las consecuencias de no tener en cuenta y no aplicar las Leyes Naturales que gobiernan, a nivel inconsciente, en todas las empresas y sistemas.
La empresa es un sistema, entendiendo por sistema el conjunto de personas unidas por un fin común; todos los  sistemas se rigen por 3 leyes que es de vital importancia conocer debido a que nos afectan indistintamente si las conocemos o no.
La Primera Ley hace referencia a que todos los miembros del sistema tienen derecho a pertenecer.Esto es: un lugar y un puesto dentro de dicha organización y que fue creado para la marcha armoniosa del propósito general de la empresa. En muchas ocasiones no se tiene en cuenta a personas que han pasado por la empresa, bien prestando un servicio en cualquier área de la misma o bien como  socios fundadores, no teniéndolos en cuenta, y  excluyéndolos del grupo, sin hacerles mención o  agradeciemiento por  los servicios prestados, despidiéndolos de forma poco honrosa; esto crea un clima a nivel inconsciente   dentro de la empresa que afecta a todos,  creando tensiones e incluso  sentimientos de injusticia aparentemente no justificados y extendiendo ese malestar de falta de reconocimiento a los miembros que se quedan en el sistema.
La Segunda Ley es la que hace referencia al orden dentro del sistema y está relacionada con el reconocimiento. El respeto de tener en cuenta a las personas que llevan más tiempo en la empresa por las que se van incorporando nuevas y que,normalmente, suele ser al revés: el último que llega quiere ponerse el primero, tratando de destacar y demostrar su valor imponiendo sus decisiones sin tener en cuenta al resto y  por encima de los antiguos, ello crea un clima de crispación y competitividad insana, que desgasta a los equipos, haciéndoles perder eficacia sin un motivo aparente, creando rivalidades  y afectando, sobre todo, a una adecuada y fluida comunicación,la cual es imprescindible en la empresa moderna donde el aporte de talento tiene que ser multifacético y creativo,pues es de vital importancia para desarrollar nuevas estrategias basadas en nuevos apoyos para superar los nuevos retos que  tiene la empresa actual. Esto dificulta enormemente la cohesión entre los integrantes de un equipo funcionando a nivel operativo con la estrategia “¡sálvese quién pueda!”.
La Tercera Ley es la de el equilibrio entre dar y recibir y afecta a que toda persona que  en la empresa aporta su sabiduría, experiencia, currículo, tiempo y energía mientras la  empresa corresponde con un sueldo, carrera profesional, reconocimiento, etc; si  alguna de las partes lo siente como descompensado, bien porque el trabajador no se considera adecuadamente remunerado o bien la empresa no obtiene los resultados acordes al desempeño del puesto, se crea un desequilibrio  que se traduce en  absentismo, falta de interés por el proyecto, ambiente crispado y en definitiva, pérdida de la alineación de los trabajadores  con el proyecto empresarial.
Los sistemas tienden a equilibrarse tratando, constantemente, de volver a un equilibrio para compensar la situación, esto es, ir de un extremo al otro, en un movimiento de zig zag, perdiendo su equilirio dinámico y energía lo que lleva a la pérdida de dirección.Se eligen entonces  estrategias de supervivencia, parcheando los incontables problemas que surgen sin motivo aparente,además de no tener una idea clara o poco acertada del porqué de esta situación caótica, cuyo desenlace suele ser la extinción de  la empresa. Una posible solución sería  retomar su “norte”,colocando las cosas en  el orden correspondiente como por ejemplo reconociendo el aporte de valor de los miembros del equipo, apoyando la toma de acción creativa, realizando actividades que fomenten la esperanza e ilusión por un proyecto común y retomando su misión y visión estratégica  de aporte de valor social para así, poder seguir existiendo y desarrollando su producto o servicio de forma natural.
Sea cuál sea el motivo es de fácil solución si se tiene la voluntad y apertura para trabajar en ello, detectando en primer lugar el paradigma que está operando actualmente en la empresa y tomando conciencia cuál es la ley natural estamos vulnerando. En segundo lugar,hay que  reconocer a todas las personas que han pasado por la empresa, su aportación, sea cual sea de la forma que haya sido, y por último, facilitar a todos los departamentos los apoyos necesarios en proporción a los retos que se les piden, cuyos los líderes de grupo desarrollen  una comunicación efectiva y participativa, a la vez que sehace llegar la aportación individual de cada miembro al conjunto del equipo,y que revierte a su vez en  la empresa, creando un clima de armonía entre lo que contribuye y recibe cada trabajador tanto del equipo como de la empresa, con la finalidad de que todo vuelva a encauzarse según su ritmo natural y así, liberar al sistema para que pueda fluir de forma natural y aportar el valor y los resultados para la misión que fue concebida.

Autor:
Oscar Garzón
Presidente AEN
(Asociación Europea de Neurocoherencia)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.